Wladimiro González Brito, otro terrorista medioambiental

 

El Exconsejero de Medio Ambiente y Paisaje del Cabildo, Wladimiro González Brito, ha afirmado recientemente que es necesario seguir extrayendo áridos de Güímar

Recientemente en una entrevista concedida a un medio de comunicación, Wladimiro González Brito, quien no solo ha sido consejero de Medio Ambiente sino además, Hijo Adoptivo de Tenerife por su supuesta “trayectoria modélica de compromiso con su tierra”, ha declarado que es necesario seguir extrayendo áridos en Güímar.

Sin lugar a dudas, este “compromiso con su tierra” es cuanto menos llamativo, pues estas declaraciones reflejan su atrincheramiento con las oligarquías de Canarias que han expoliado y destrozado el paraje natural de uno de los municipios agrícolas y ganaderos de Tenerife. Este político, que además amenaza con no irse, tiene al mismo tiempo el descaro de afirmar que el problema de Canarias es cultural y definirse de izquierdas mientras está afiliado a Coalición Canaria, el gran partido nacionalista de los caciques.

Si bien es cierto que Güímar tiene un grave problema en materia de agua con fin agrícola y ganadero, y sería interesante estudiar la viabilidad de construir un embalse, es más que destacable que precisamente este problema existe porque la formación nacionalista ha sido una de las que ha favorecido la venta de este recurso a aguamangantes y multinacionales.

Es imposible pensar que la restauración de este territorio pasa por seguir extrayendo áridos. Pretender reconstruir la burbuja de la construcción no es una de las principales soluciones para la crisis de Canarias, que no es cultural, es económica y social por culpa de las nefastas políticas de Coalición Canaria en todos los niveles, desde los ayuntamientos hasta el Gobierno de Canarias.

Los problemas de vivienda en Tenerife no se solucionan construyendo más viviendas con áridos de Güímar mientras la población no pueda permitirse una hipoteca, el precio del alquiler sea desorbitado o que existan miles de viviendas vacías que podrían utilizarse de manera social. Tampoco se precisan más hoteles, ni apartamentos ni residenciales. No mientras sea Coalición Canaria la que apoye en el Congreso de los Diputados un modelo turístico basado en la explotación y la esclavitud del personal hostelero y más concretamente, de las camareras de pisos.

La formación de izquierdas insiste una vez más en que este asunto debe solucionarse aplicando lo ya dictaminado la Justicia. Los areneros deben pagar y restaurar el territorio apostando por la recuperación del equilibrio ecológico perdido.