Sí se puede e Izquierda Unida Canaria cuestionan los presupuestos del Ayuntamiento de Güímar por falta de transparencia, participación y equidad

Ambas organizaciones desarrollaron un trabajo conjunto para trasladar al pleno sus enmiendas al plan económico-financiero de PP-CC a través del grupo municipal ecosocialista

Sí se puede e Izquierda Unida Canaria (IUC) cuestionan los presupuestos del Ayuntamiento de Güímar por falta de transparencia, participación y equidad. Ambas organizaciones desarrollaron un trabajo conjunto para trasladar al pleno sus enmiendas al plan económico-financiero del gobierno municipal de PP-CC a través del grupo municipal ecosocialista presente en la corporación.

Las enmiendas fueron finalmente rechazadas “con excusas baratas como las que señalan las dificultades que entraña elaborar un presupuesto o argumentos aún más burdos, como que no se podían reducir algunas partidas, como los gastos protocolarios o gastos de la alcaldía, sin conocer informes económicos sobre las propuestas”, asegura el portavoz del grupo de concejales de Sí se puede en la corporación, Ruyman Expósito.

La propuesta de ambas organizaciones comenzó con este planteamiento: reducir los fondos destinados a atención protocolaria y a gastos directos de la Alcaldía, para destinarlos a financiar iniciativas impulsadas en el pleno por Sí se puede y que han sido aprobadas por la corporación y que, sin embargo, no cuentan con partidas específicas en el presupuesto. Se trata del impulso del museo El Quijote en el mundo y de la enseñanza del folclore canario en los centros educativos del municipio, así como la mejora de la calidad educativa en Güímar mediante la formación a las familias, y la elaboración del Plan de ahorro energético, cuya redacción se aprobó en noviembre de 2015.

Igualmente, Sí se puede e IUC plantearon detraer los 18.000 euros del área de Fiestas previstos para Fin de año, que a juicio de ambas organizaciones es muy alta, para reforzar con 10.000 euros el área de Cultura y 8.000 para Agricultura. Los fondos destinados al alquiler y compra de vehículos, propusieron trasladarlo a la incorporación de agentes de policía local y eliminar la partida para vestuario para destinarla a Medio Ambiente (13.800 euros), un área en la que consideran prioritario poner en marcha el protocolo para el control de las colonias felinas del municipio, aprobado en el pleno anterior por unanimidad.

La mitad de la partida para servicios de Telecomunicaciones (30.000 euros) las organizaciones la trasladarían a la creación de un plan de ayuda al alquiler para garantizar el pago íntegro o parcial a familias en riesgo de exclusión social. Igualmente, plantearon emplear 24.000 euros de la partida para telefonía móvil del grupo de gobierno a actividades educación ambiental. Al tiempo, señalaron que la recogida, gestión y tratamiento de residuos requiere incorporar actuaciones de reciclado para reducir la factura por este servicio y apuntaron la necesidad de destinar 32.000 € al fomento del empleo o a la creación de Escuelas Taller que ofrezcan cursos de formación práctica básica para desempleados y desempleadas del municipio en hostelería y agricultura.

Sí se puede e IUC consideran que el presupuesto aprobado contempla partidas descrita con una ambigüedad que induce a la desconfianza. El plan financiero-económico del grupo de PP-CC representa “la continuidad precaria y nefasta, que beneficia una vez más al sector privado en detrimento de los servicios públicos”, asegura Nayra Caraballero, portavoz de IUC en Güímar.

Las dos organizaciones consideran prioritaria la ejecución de unos presupuestos participativos en Güímar, donde no se crece ni se mejoran las infraestructuras ni los servicios básicos para la ciudadanía.

Deja un comentario