Izquierda Unida Güímar respalda el posicionamiento de la Asociación de los Barrancos Saturnino García en relación a la Iniciativa Legislativa

13433071_986847578099155_7057396527486481476_o
Cantera extracción de áridos

La formación de izquierdas recalca que sólo desde el cumplimiento de los tres “principios irrenunciables” elevados por la asociación será posible recuperar el entorno, satisfaciendo así lo expuesto en la sentencia judicial

Tras la oleada de informaciones vertidas sobre el caso de los barrancos de Güímar, IUC Güímar mantiene su apoyo a la Asociación de los Barrancos Saturnino García y respalda su posicionamiento en relación a la Iniciativa Legislativa propuesta por el Cabildo de Tenerife, que insta a cambiar la categoría del suelo a rústico o de protección ambiental, a la rehabilitación del mismo y que los costes de esta recuperación recaigan sobre los causantes del daño.

En nota de prensa, la asociación de los barrancos señala que “desde el momento de su constitución, ha estructurado su reivindicación en tres principios irrenunciables: la recalificación del suelo de los barrancos de minero a rústico agrícola o de protección ambiental, de manera que no se pueda volver a autorizar ninguna cantera; la rehabilitación del suelo afectado por las extracciones y del cauce del barranco; y que el coste de la rehabilitación del suelo afectado por las extracciones sea asumido por quienes ocasionaron los daños”.

La asamblea de IUC, que ha trabajado codo con codo con la asociación de los barrancos Saturnino García, consiguiendo fruto de esa labor conjunta elevar este atentado ecológico a la Unión Europea para poner en conocimiento de la Eurocámara los hechos acaecidos durante más de cuatro décadas en el municipio, muestra su adhesión al comunicado y considera que en estos tres principios irrenunciables “reside la solución a una situación que lleva enquistada más de cuatro décadas, fruto de la permisividad de las autoridades competentes”. En palabras de Nayra Caraballero, portavoz de la asamblea de IUC Güímar “se hace necesario que las tres administraciones implicadas en la restauración de los barrancos dejen a un lado los proyectos megalómanos y los titulares rimbombantes y además, que no conviertan los barrancos en el campo de batalla de cuitas políticas que en nada ayudan a la labor de reconstrucción. Tras más de cuatro décadas, los güimareros y las güimareras merecemos que nuestros representantes en las instituciones se pongan manos a la obra y en un entorno de cooperación necesaria, elaboren un plan único de restauración que suponga la recuperación del entorno de un paisaje arrebatado por las ansias de poder de unos pocos”.

Güímar no necesita inversores privados para recuperar el entorno de los barrancos, sino voluntad política para ejecutar la sentencia. La ciudadanía ya se pronunció cuando salió a la calle para reivindicar que la restauración se llevara a cabo en los términos que recogen los tres principios irrenunciables defendidos por la asociación.

                                                                     Comité Local IUC Güímar

 

Deja un comentario