La gran estafa güimarera

Hoy Güímar despierta con el titular “Mimiland Park no se realizará por la inseguridad jurídica”, crónica de un proyecto irrealizable.

imagen ilustrativa

(imagen proyecto mimiland)

 

El 16 de Octubre de 2013 se empezó a gestar lo que “hubiera o hubiese sido” el futuro y porvenir económico de Güímar según ciertos empresarios y políticos del municipio. Ese día, no era más que un embrión presentado a través de un pobre boceto, pero ya auguraba 2.000 empleos para los ciudadanos y ciudadanas de Güímar. Posteriormente, el 27 de Febrero de 2015, por fin se le dio algo más de luz, bombo y platillo. Ese día ya eran 2.500 empleos y Güímar había invertido más de 3.000€.

No obstante, algunos necios e insensatos nos atrevíamos a cuestionar la viabilidad del mismo apostando por el clamado “turismo rural de senderos” y la “recuperación agrícola”. Fuimos menospreciados, tratados de incultos y antiprogreso, y se nos acusó de no querer que Güímar “floreciera y granase”. A pesar de que intentamos razonar y convencer a la población de su inviabilidad, vimos perplejos cómo un proyecto irreal cobraba forma de máquina electoral, confirmando el resultado en los comicios de Mayo de 2015.

Casi un año después de la última presentación de Mimiland Park, y un día después de que milagrosamente se valorase por parte del capital (o Cabildo, como prefiera llamarse) recuperar uno de los mejores senderos del municipio, se confirma lo que ya decíamos desde 2013.

La Asamblea de IUC Güímar espera que ahora la alcaldesa haga acopio de valor y no se escude en la inviabilidad del mismo por falta de voluntad política, es hora de reconocer a la ciudadanía que todo no ha sido más que una obra de títeres para obtener un fin: el poder.

                                                          Comité Local IUC Güímar

Deja un comentario